Cinco funcionarias municipales se acogen a retiro voluntario

Después de dedicar más de 30 años de servicio a nuestra comunidad Elizabeth Prado Estay, Hilda Belmar Fuentes, Patricia Aránguiz Caroca, Teresa Elgueta Donaire y Juana Navarro Orellana, se acogieron a la ley de retiro voluntario, que entrega una serie de beneficios a los trabajadores de la administración pública.

Estas funcionarias municipales dedicaron toda su vida al servicio público, y en un agradable y emocionante encuentro, en el que participó el alcalde Mauro Tamayo, se les hizo un pequeño homenaje y se les informó de esta postulación.

Patricia Aránguiz, estuvo 32 años en el municipio y en el último tiempo fue secretaria en Contabilidad, contó que se va feliz “todo lo que hice acá fue muy bueno, ahora me dedicaré a cuidar a mi madre que está postrada”.

Por su parte, Juana Navarro ingresó a la administración pública el año 1975 y fue la Jefa de Remuneraciones desde la creación del municipio. “Mi gran anhelo es instalar una botillería y por el hecho de ser empleada pública no podía hacerlo, ese es mi sueño, estar atendiendo detrás de un mostrador” comentó.

Elizabeth Prado, asistente social durante 32 años, explicó que “hace años que quería retirarme porque tengo problemas de salud, tengo varias enfermedades crónicas, y se han agudizado”. En el caso de Teresa Elgueta, ella trabajó 28 años en la Secretaría municipal y comentó que “aunque me gusta mi trabajo, pienso que ahora me voy a liberar de la presión. Estaré en mi casa y me dedicaré a mi bisnieta de 9 años, aunque me gustaría mucho viajar cuando termine la pandemia”.

Por último, Hilda Belmar estuvo 33 años en la Municipalidad “fue un cambio brusco, antes era bancaria, pero estoy agradecida porque me dio estabilidad. Empecé en la central telefónica, pasé a adquisiciones, contabilidad y llegué hasta secretaria del administrador municipal,  luego volví a mis inicios en la central desde donde me retiré”.

A partir de los 60 años en las mujeres y en el caso de los hombres en una única oportunidad a los 65 años, es posible optar al retiro voluntario. La ley entrega como beneficio 11 meses de sueldo divididos en 6 meses que entrega  el municipio y 5 meses que aprueba el Concejo. Además, existe una bonificación por años de antigüedad que va de las 400 UF hasta las 520 UF, en dinero lo mínimo son 10 millones y lo máximo 15 millones, y también hay bonos por trabajos pesados o por más de 33 años de servicio.

A esta ley de retiro voluntario se puede postular una vez que se cumpla la edad y entre septiembre y diciembre. Sólo al obtener la resolución las personas pueden iniciar sus trámites de pensión, ya que antes puede invalidar la postulación. El retiro del trabajo debe realizarse con  fecha tope el primer día del quinto mes.

Agradecemos todo el trabajo, esfuerzo y compromiso de estas cinco funcionarias  y les deseamos lo mejor en esta nueva etapa de sus vidas.

Leave A Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *